Acericos

Mujer de alma de cántaro

Ella era una mujer de alma de cántaro,
decían.
Nunca entendí si eso
hablaba de su fragilidad
o de su capacidad para mantener
la temperatura
constante,
a pesar de las inclemencias.

Lola Crespo

L. Crespo

**********************

NOAH

De origen alemán y nombre de escritor
eres el protagonista de una novela.
Tu manta de ónix cubre mi soledad
cuando al galope acechas mi lecho
y mi memoria se pierde tejiendo juegos
mientras tus ojos de azabache
piden más amor, más caricias, más de mí.
Eres fiel compañero y me das sin esperar.
Por eso prometo amarte y cuidarte
hasta que la muerte nos separe.

Noah

APAP ALCALÁ, es una institución privada sin ánimo de lucro. Tiene un centro de acogida y adopción de perros abandonados, gestionado por voluntarios, cuyo objetivo principal es encontrarles un verdadero hogar.

Sus ideales, actividades y objetivos están basados en el respeto y cariño hacia nuestros “hermanos menores” los animales. Se financia a través de aportaciones de los socios y padrinos y los perros NO SON SACRIFICADOS. Realiza actividades como actos benéficos, zooterapia, cursos de educación canina y campañas de “No le abandones”

Están en contacto y colaboración con protectoras de otras especies y tienen una tienda donde, por una módica aportación con la foto de tu mascota, te hacen una pegatina como la de nuestra revista.

María Luisa Víu Blanch

**********************

Cuando soy perro

Cuidado que ladro, y es acto reflejo:
inercia de instinto animal.
Cuidado que gruño y, si me tocas,
desabróchame el genio, digo el collar.

Dominará a la bestia
quien le introduzca su mano en la boca
y le acaricie los surcos del paladar.
Sólo entonces la fiera
disfrutará su galleta, pero has de saber
que querrá más.

No tengas miedo, que hoy
no te hago nada: estoy perro.
Cruza mis mandíbulas,
sigue las líneas del cielo.

Lorenzo Ortega

Furia. Fotografía: Ely Rodríguez

Cuando soy perra

Cuidado que lamo, y es acto reflejo:
inercia de instinto animal.
Cuidado que callejeo y si me tocas,
sabes que puedo sembrar las aceras de deseo, digo de pisadas.

Dominará la raza cruzada que traigo cosida
a la genética de mis huellas,
al ladrido que no distingue entre patrias.
Solo entonces la lengua
entenderá el gesto del nombre; pero has de saber
que no hay reglas en esta gramática mileches.

No tengas miedo, que hoy
mis zarpas no zarpan: estoy perra.
Dispuesta a ladrar contigo
en busca de nuestra esquina.

Lola Crespo

Foto: Carmen Herrera (portada del poemario Lámina animal)

Mi perra

Te amo mi ama
¿me amas mi ama?
mi alma
mi ama
me amas
te amo

Carmen Herrera