Acericos. Número 1/Mayo 2010

MARGINAD@

Marginado
entre tanto griterío.
Hablo en plural.
Hablo en masculino
por cuanto pude desear
y nunca he sido.

Hablo.
Hablo sin querer,
porque al querer
siempre callo.
Hablo como un hombre.
Hablo como el niño
que por azar no fui
y que, en el fondo, he sido.

Y callo.
Callo las palabras
desnudas, sin género,
que no me pertenecen.
Callo por no hablar
de las dudas del destino
que me quiere escuchar
hablar siempre en masculino.
Violeta Martínez Alcañiz

Visual. Carmen Herrera

*****

Me asomo a estos versos
apartada de la mística al uso
o de la conjunción de compañías
que se perderán o no, quién sabe,
mientras yo me adentro
de vez en cuando en cloacas de luz
o de mierda inefable.

Las manos necesitan reposo
en esta madrugada de certezas:
me moriré un buen día.
No en París, casi seguro.
Pero podría acompañarme un aguacero.

Antes de eso, que tampoco importa,
queda toda la vida.
Y urge contar nuevos cuentos.

Miriam Palma

*****

Señales horarias

(…)

Una buena madre
no abandona a sus hijos,
dicen.

Quiero decir:
una buena madre
protege a sus hijos del infierno
y tal vez, por eso mismo
los abandona.

Así, donde tú lees museo
yo leo expolio;
donde tú lees juguete
yo leo abuso;
donde tú lees mundo

probablemente
yo solo vea una mancha
aún fresca
y demasiado arbitraria.

Lola Crespo

*****

Nostalgia

Todavía no te has ido y ya siento nostalgia.
¿Por qué una foto me tiene que producir nostalgia?
No te conozco, tal vez nunca lo haga
Y siento nostalgia.

De qué la siento ¿Qué es? ¿Algo que no tengo?
Algo que tuve y perdí? ¿Un recuerdo?
Una sensación, un deseo
Hoy tengo nostalgia de ti.

Nostalgia de un paseo que no he dado.
Nostalgia de unos labios que no me han rozado.
Nostalgia de unos brazos que no me han rodeado.
Nostalgia de estar junto a ti.

Nostalgia de la sombra que refleja tu alma.
Nostalgia del tiempo que con cada frase me dedicas
Nostalgia de tus pensamientos que me hablan.
Nostalgia de tus manos que traducen tus palabras.

No apareces en las fotos.
Casi no reconozco tu rostro.
Sólo en mi mente te veo y deseo
Qué es nostalgia, dime, si hoy tengo
nostalgia de ti.

María Luisa Víu Blanch

*****

Inspiración de ida y vuelta

Hoy besé a la musa,
la quise asir a mi cuerpo
pero se me escapó sibilina de entre mis dedos
etérea, evanescente y vaporizada.

Anoche le hice el amor a la musa,
la quise hacer simiente de mi alma
pero floreció y se marchitó
con la premura de una flor de desierto.

Esta mañana grité tu nombre

– !Musa! –

y de las oquedades de mi corazón
no sobrevino respuesta alguna
quedándome sola, árida e incompleta.

Irene Nárdiz

*****

Mientras hago la cama

Recorres mi espalda
con la yema de tus dedos, sacudo
las sábanas.

Vísteme con tus manos
mientras hago la cama.

Lorenzo Ortega Belchiz