EDITORIAL

Para este mes de octubre que acaba de pasar, La Madeja tampoco ha dejado de irse enredando por dónde quiera que haya pasado. La sesión la abrió el sábado 17 de octubre nuestra coordinadora Lola, con su participación en el Ciclo de Rap y Poesía organizada por Baratillo Joven bajo la mirada de Martín Lucía. Ritmo trepidante y un poema hecho gurruño dejó al público enamorado y buscándola como fetiche.

Fotografía de Fran Roldán

Fotografía de Fran Roldán

Acompañados por este otoño exageradamente cálido, un domingo 18 de octubre al mediodía, nos vestimos de primavera y nos fuimos al Parque Luisa a dejarnos acompañar por los patos, el sol y la siempre inestimable compañía de nuestro amigo Francisco Vélez-Nieto. Su libro, “Guía oCulta del Parque María Luisa”, ha sido otro motivo más para reunirnos y participar en un entrañable recital. Allí, además de amigos como Fran Nuño, Fran Roldán, Iván Vergara e integrantes de Noches del Baratillo, Baratillo Joven y un largo etcétera, contamos con el abrazo de la música de dos artistas tan grandes como el Castaño de Indias que nos cobijaba con su sombra: Julio S. Belga Breu (un precoz artista de la guitarra clásica) y Juan Carlos Durán, este último cantautor habitual de un espacio emblemático como es La Carbonería.

Cartel Cesar Vallejo

El jueves 22 de octubre ya empezando a anochecer, en el Círculo Mercantil, Álvaro y Miriam asistieron al homenaje de César Vallejo. El acto, que estuvo coordinado por Pedro Luís Ibáñez Lérida y presentado por la poeta y periodista Nuria del Saz, contó con la colaboración de amigos como Francisco Vélez-Nieto, Francisco Basallote e Inmaculada Calderón. En tan hermoso acto contamos también con la inestimable asistencia del Cónsul de Perú, Don Humberto Urteaga Dulanto.

“…éstas son mis sagradas escrituras,
éstos mis alarmados campeones.”

César Vallejo. Epístola a los transeúntes

Acabamos el mes (y eso que esto no es más que el principio) con la participación del grupo, casi al completo, en el Ciclo de Poesía de Chilango Andaluz el sábado 24 de octubre al que fuimos invitados por Iván Vergara, Appu para los amigos. Allí, con la intensidad habitual que tanto nos caracteriza, llamamos al desamor y a la sordera que produce.

Luces rojas que se alejan de la acera donde una pobre Inesita tonta espera; incomunicación a base del contestador borde que por más que le repitas no entiende nada; amores de usar y tirar en mitad de las vías de un tren; ecos a ritmo de escuela; contraconjuros a los 7 años de mala suerte que dicen los supersticiosos que da un espejo roto; malva y negro y, sobre todo confeti, mucho confeti llenó el espacio y los 30 minutos que se nos asignaron con tanto cariño.

Mil gracias a Antonio (uno de nuestros tantos amigos de PersonasLibro) por echarnos un capote inesperado, al resto de autores poetas y músicos que nos acompañaron aquella noche artístico-literaria, a Chilango Andaluz por contar con nosotros para este proyecto y otras tantas gracias al público que se deshizo en aplausos, nos acompañó en el silencio de un lenguaje para muchos desconocido y, sobre todo, llegó a hacer tan suyo todo lo que les contamos que estuvimos a punto a de creernos espontáneos predigitadores de la palabra y el verso.

Irene Nárdiz

Anuncios